miércoles, 29 de agosto de 2012

Yogur casero



A la madre naturaleza pongo por testigo de que JAMÁS VOLVERÉ A COMPRAR YOGURES!!!!!

Qué cosa más rica, llevaba mucho tiempo con ganas de hacer yogur casero.

Tenía la duda de si podría hacerlo sin yogurtera y casi estaba dispuesta a comprarme una, no son excesivamente caras y yo sé que la iba a rentabilizar, peeeeeeeero, sorpresa!!! Encontré muchas recetas por internet ( como no! ) de yogures sin yogurtera y me decidí a hacerlo.

Os aseguro que nunca más voy a comprar un yogur en el supermercado, me han quedado ricos no, lo siguiente, supercremositos, de vicio...Y ya sólo estoy pensando en qué cosas les voy a ir añadiendo a los siguientes que haga: vainilla, nueces, avellanas, moras, mermeladas...uuuuuuuuuuuummmmmmmmmmmmmmmmmmm...!!!

Veréis que sencillo
 

Ingredientes:

* 1 litro de leche de soja
* 1 yogur de soja( 125 gr)

Lo único que hay que hacer es poner a hervir la leche.

Cuando suba la espuma le bajáis el fuego y lo dejáis hirviendo despacito unos 10 minutos. Pasado ese tiempo la apartáis del fuego y  la dejáis templarse, hay que conseguir una temperatura en torno a los 38ºC, si no tenéis termómetro de cocina, yo no lo tengo, la prueba es meter un dedo en la leche y notar que nos calienta pero que somo capaces de soportar ese calor 10 segundos sin quemarnos.

Es importante el paso de la temperatura porque sino se morirán las bacterias y no se formará el yogur.

Una vez alcanzada esa temperatura, colamos la leche o le quitamos la posible nata que pueda salirle, batimos el yogur en un bol y le añadimos un par de cucharas de la leche, lo mezclamos y añadimos otras dos, mezclamos y ya directamente echamos esta mezcla dentro del resto de la leche.

Mezclamos bien con una cuchara de madera y llenamos los tarritos, también lo podéis dejar tal cual en la cazuela con tapa ,pero a la hora de comerlo es más cómodo en tarritos con una cantidad individual.

Y ahora lo metéis en un sitio que no vayas a abrir ( yo en el horno) tapáis los tarros con un trapo calentito y cerráis la puerta, lo dejáis ahí durante 8-10 horas, yo lo preparo por la tarde- noche y lo saco a la mañana siguiente tempranito.

Y tacháaaaaaaaann!! Magia!!! La leche se ha convertido en yogur, ya sólo tenéis que meterlo al frigo y comerlo como más os guste.

De-li-cio-so!!

Nota: podéis guardar uno de vuestros yogures caseros para volver a hacer más, así nunca tendréis que ir al super a por yogures!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada